28
Octubre
2019

La Asociación de Parkinson de Almería conciencia sobre la importancia de la identificación de los síntomas del párkinson para una adecuada preparación de la visita a neurología

XMejorar el conocimiento de los afectados y sus familias acerca del curso natural de la enfermedad ha sido el objetivo de las jornadas del párkinson

La Asociación de Parkinson de Almería conciencia sobre la importancia de la identificación de los síntomas del párkinson para una adecuada preparación de la visita a neurología

La Asociación de Parkinson de Almería, junto con la Federación Española de Parkinson (FEP) y la colaboración de la compañía biofarmacéutica AbbVie, han impartido el jueves 24 de octubre la Jornada sobre Enfermedad de Parkinson, con el objetivo de incrementar el conocimiento de las personas afectadas y su entorno social, acerca del curso natural de la enfermedad de Parkinson y de la aparición de complicaciones en estadios avanzados, lo que podría contribuir a facilitar la labor del profesional de neurología.

Con el objetivo de ofrecer pautas sobre la identificación de los síntomas motores y no motores de la enfermedad de Parkinson, contribuir con ello a un mejor control y manejo de la enfermedad y, en definitiva, a una adecuada preparación de la visita a neurología, se ha desarrollado esta jornada dirigida principalmente a los afectados y sus familias.

La enfermedad de Parkinson se estima que afecta a más de 160.000 personas en España, de las cuales, un 37% presenta la enfermedad en estadio avanzado. Según el tipo de persona y estadio, puede presentar diferentes síntomas. Los síntomas motores son los más conocidos, como la lentitud de movimiento, temblor, rigidez e inestabilidad postural, mientras que la sintomatología no motora suele ser menos conocida, como los trastornos del sueño, estreñimiento, problemas visuales, respiratorios o urinarios. Conforme progresa, la calidad de vida y autonomía de la persona se ven mermadas dado el incremento y la gravedad de los síntomas. Debido a ello, según datos del estudio ÉPOCA, en los primeros cinco años de diagnóstico el 51% de las personas con enfermedad de Parkinson requieren de una persona cuidadora; pasados los 10 años de diagnóstico, el porcentaje asciende al 80%.

Inicialmente, el paciente mantiene una total autonomía y una aceptable funcionalidad; sin embargo, con el paso de los años, el fracaso de las terapias convencionales y el propio devenir del proceso desembocan, a menudo, en una situación de dependencia parcial o total del entorno. En estos casos el papel del cuidador es fundamental”, explica el doctor Jesús Olivares, responsable de la Unidad de Trastornos del Movimiento del Hospital de Torrecárdenas.

En este contexto, “es muy importante que tanto las personas con párkinson y sus cuidadores y cuidadoras conozcan la enfermedad para controlar los síntomas, convivir con ella lo mejor posible, y, por tanto, mejorar su calidad de vida”, asegura Lola Garzón, secretaria de la Junta Directiva de la Federación Española de Párkinson y directora de la Asociación Párkinson Bahía de Cádiz.

Además, “la educación del paciente y de la persona cuidadora, orientada al conocimiento del curso natural de la enfermedad y de la aparición de complicaciones en estadios avanzados, facilita la labor del médico ya que permite planificar las actuaciones terapéuticas y evita la aparición de expectativas equívocas que, en ocasiones, derivan en iatrogenia”, finaliza el doctor Jesús Olivares.

Compártelo

primi sui motori con e-max.it

¿Quieres que te mantengamos informado/a? Síguenos en...FAAM en Facebook FAAM en Flickr Síguenos en Twitter youtube RSS FAAM Publicaciones FAAM en ISSUU