15
Marzo
2004

La FAAM pone en marcha la campaña Almería accesible para todos

La Federación AlmeNriense de Asociaciones de Minusválidos (F.A.A.M.) iniciará el próximo 6 de mayo una campaña de sensibilización y concienciación sobre barreras arquitectónicas en seis centros...

Sólo un 25 por ciento de los edificios públicos ha eliminado las barreras arquitectónicas

La Federación Almeriense de Asociaciones de Minusválidos (F.A.A.M.) iniciará el próximo 6 de mayo una campaña de sensibilización y concienciación sobre barreras arquitectónicas en seis centros de educación secundaria de Almería que lleva por nombre ALMERIA, ACCESIBLE PARA TODOS, y cuenta con la colaboración del Departamento de Asuntos Sociales y Mujer de la Diputación Provincial de Almería.

Los jóvenes de 6 institutos de secundaria podrán contemplar un vídeo en el que se demuestran las numerosas barreras con las que se encuentra un discapacitado en Almería. Con ello se pretende mentalizar y sensibilizar a la población más joven sobre este grave problema que padecen los discapacitados y así intentar propiciar cambios de comportamiento y conductas que faciliten un entorno sin barreras y hacer partícipe también a la sociedad de la necesidad de mejorar muchas de las infraestructuras de nuestro entorno.

Según los datos manejados por la F.A.A.M. sólo un 25 por ciento de los edificios públicos ha eliminado las barreras arquitectónicas. La propia F.A.A.M en su trabajo diario con discapacitados ha ido constatando a lo largo de los años cómo por una parte la sociedad se ha ido evolucionando con carácter general a nivel científico, económico, tecnológico, etc.. y en definitiva en el bienestar de las sociedades democráticas con mayor prestación de servicios que han contribuido a una mayor calidad de vida. Pero a pesar de ello en ese afán de avance no se ha tenido en cuenta a esa enorme minoría que tiene una mayor dificultad para acceder a esos servicios.

Es obvio que cualquiera de nosotros puede caer en desgracia, dicen desde la F.A.A.Para M. Los accidentes de tráfico y los laborales son una fuente permanente de discapacidades en personas jóvenes y de mediana edad. Por lo cual ante la naturaleza incierta de la vida, cualquiera, de hoy para mañana, en un fatídico minuto nos podemos ver privados de nuestra movilidad, y por ello enfrentados a una permanente jungla urbana, repleta de trabas, hasta impedirnos hacer una vida normal en cuanto a nuestros desplazamientos.

Cualquier ciudad es un buen ejemplo de adversidades y barreras arquitectónicas para discapacitados. No sólo en cuanto a bordillos y escalones, a la falta de rampas y accesos adecuados, de servicios higiénicos adaptados en cualquier lugar público, y a la absoluta carencia de transportes con acceso para sillas de ruedas y espacios suficiente para adaptarlas; sino también de la actitud de desprecio ante quien no puede valerse o tiene grandes dificultades, por tener mermada su capacidad de movimiento.

Las barreras y adversidades arquitectónicas, son, sin duda alguna, fruto de ese desprecio hacia una enorme minoría de ciudadanos que tienen dificultades para valerse, por parte de quienes no tienen una conducta solidaria con ellos, y por parte de quienes desde su autoridad no legislan ni hacen cumplir las leyes, para hacerle más fácil la vida a los discapacitados.

Las personas con movilidad reducida no solo se enfrenta a constantes obstáculos, cuando salen a la calle, si no que es también en su propio domicilio donde también se enfrenta a problemas, sobre todo cuando plantean a su comunidad de vecinos la posibilidad de eliminar barreras, bien poniendo un ascensor y construyendo una rampa, que en ocasiones apenas supondría un coste excesivo. Es frecuente que se encuentren con la oposición de vecinos que argumentan disparates como "poco estético". Todo ello originado por una ley de Propiedad Horizontal, que regula los elementos comunes dejando a la decisión de los vecinos la eliminación o no de barreras arquitectónicas, con la consecuencias negativas que ello supone muchas veces.

Por ello nuestras actuaciones principalmente van dirigidas a velar por el cumplimiento y respeto a la normativa, escasa, pero existente, que posibilite el acceso sin dificultad, así como vigilar la labor de los diferentes organismos públicos respecto a la adaptación del medio físico.

Compártelo

primi sui motori con e-max.it

¿Quieres que te mantengamos informado/a? Síguenos en...FAAM en Facebook FAAM en Flickr Síguenos en Twitter youtube RSS FAAM Publicaciones FAAM en ISSUU